Entre la espada y el muro.

Los partidos políticos están en nuestro sistema de control social, económico y político como el vehículo para que personas capacitadas, con creatividad, diseño de un plan real y factible de corto y mediano plazo, y voluntades puedan administrar los recursos colectivos.

Por lo tanto, los partidos políticos son la expresión de nuestra democracia para cumplir con los intereses de todos!

Sin embargo, los partidos políticos se han convertido en máquinas de aniquilación de todo pluralismo que impiden a los militantes a pensar por sí mismos y formar su propia opinión, ya que deben seguir la famosa “línea de partido”.

A pesar de que cada uno de ellos representa la nueva alternativa y el cambio vemos que cada uno comparte el mismo estado mental. Se acusan unos contra otros, pero nadie presenta alternativas: Sus diseños, creaciones de cómo ejecutaran las cosas para el “cambio”.

Todos nos hablan de que garantizaran la democracia, pero al mismo tiempo nos someten a los lineamientos del partido lo que impide la libertad de todo pensamiento.

Nos hablan de honor, moral, honestidad y ética pero lamentablemente esas cosas, y la historia lo ha comprobado, no resuelve problemas sociales, puesto que nuestros problemas no son políticos. Nuestro problemas son técnicos!

Nos hablan de promesas cuando sabemos que pueden prometernos el universo, pero no están obligados a cumplir. Nos dicen que tomarán decisiones derivadas de cada ciudadano, pero las decisiones tomadas por el ciudadano no se ejecutan puesto que los ciudadanos no toman decisiones en ningún congreso o gobierno.

Me gustaría apoyar mis argumentos en tantos ejemplos e historias que no me daría el espacio y el tiempo. Pero podría citar el cuento del niño que  no le dejaban ver mas allá de los muros y paredes, ocultándole las demás sociedades en la ciudad prohibida del palacio imperial Chino.

Pero este gran muro no representa los partidos políticos, los partidos políticos representan las espadas punzantes y afiladas que no nos deja otra opción que seguirlos en la mayoría de los casos. Y créame que todos los seguimos!

El gran muro representa la presión colectiva que se ejerce sobre el público con la propaganda, persuadiendo a los demás lo que otros no hacen y no han dejado de hacer,  sumado esto  a la manipulación mental y emocional que han ejecutado con nuestra educación e ideologías.

Si cada uno de los políticos estuvieran de acuerdo en olvidar  que es un miembro de una organización política y se preocupara exclusivamente del bien público y la justicia social (dejando a un lado los intereses privados, los de su partido, personal) seguramente lo acusarían de traidor a la patria, sería expulsado de su partido, perder la nominación y nunca ser elegido.

Por esto es que cada candidato pasa a la manipulación y la mentira, y todos las han practicado. Pero no lo sacan a la luz puesto que perderían ante los demás.

Así que cada quien se conduce a la evidencia perversa que todos representan el cambio al mismo tiempo. Por lo tanto, todos ellos nos dicen lo que queremos escuchar y no nos presentan el diseño de las soluciones reales.

Los partidos políticos no promueven el debate sobre las ideas y el diseño y creación de un sistema social equitativo; así se basarían propuestas concretas que respondan a problemas reales. Solo se han limitado a su persona, lo valores, la ética y honestidad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s