Puntos Cardinales

PC_2

Estaba sentado frente a mi escritorio contemplando pensamientos inocentes que se invocaron de manera inconsciente en mi mente. Delante de mí yacía, serena y tranquila, una pantalla que mostraba el escritorio y los íconos; un background de color azul.

Miré atentamente a mi alrededor. Solo materiales electrónicos: Memorias RAM, Modems, Tarjetas de red Ethernet 1G, APs (Access Points), un Rack, el servidor y etc. Me convencí de lo solo que me encontraba.

No tenía compañía, ni con quien hablar ni mucho menos como expresar mis penas. Mas aburrido del que estaba no podía estar.

Volteé la mirada hacia el zafacón en el suelo.

Tomé un lapicero azul que había desechado. Lo enredé entre mis dedos. Era una manera de pasatiempo para poder compensar aquel aburrimiento que me sometía a un desierto sin arena.

De pronto escuché un sonido raspado dentro del case de la pc. Me asomé y pegué mi oreja izquierda al case.

Mas tarde escuché un ligero pitido. La pantalla se apagó. Encendió nuevamente. Pero esta vez no mostraba los íconos del escritorio ni el background azul. Presentaba una pantalla limpia sin color y luz brillante. Abrí mis ojos bien grande. Tipié la tecla escape y combiné el ctrl. + Alt + Del, pero la pantalla seguía igual.

–         No pasará nada –dijo una voz. Moví mi cabeza rápidamente como cuando te despierta de una pesadilla. La voz volvió a hablarme.

–         No pasará nada –acomodé la palma de mi mano derecha en el costado de mi hombro derecho. Pregunté: “quién eres”.

–         Soy yo. El monitor. También me dicen pantalla –el monitor cambió de tono de luces. Y continúo- Soy quien te muestra la realidad. La ventana de lo real. Los procesos que ejecuto desde mi capacidad motora electrónica y dinámica.

El sonido raspado volvió a escucharse de nuevo, pero con mas fuerza. Y otra voz se escuchó en tono de furia.

–         Farsante!!! –rugió con autoridad-. Si no eres nada. Eres nada más que una pantalla que muestra los procesos que ejecuto. Si soy yo quien es el cerebro de todo esto. Soy quien ejecuta procesos, quien carga los disco de inicio, y demás.

–         Es cierto. Pero solo no lo eres todo –dijo otra voz- Sin embargo, quién es el proceso? Yo. Quién es el sistema? Yo. Dónde se ejecutan las órdenes? Aquí –Dijo el SO (Sistema Operativo). Otra voz intervino.

–         Yo soy quien ejecuta las órdenes –se escuchó desde el teclado-. Soy quien manda las ejecuciones  para procesar en ti, SO.

–         Chantajista, vividor –se quejó el SO-. No eres nada teclado. Eres solo una herramienta más de los que creen lo que no son.

–         Y mirád quién habla –se asomó el MoBo (Mother Board), quien habla desde el case-. Si soy yo quien es la trama principal de todo este sistema de cómputos, sin mi no hay nada –tres segundos de silencio fue lo que sucedió a continuación, más dos segundos más para dar tregua. Hasta que alguien rompió el hielo.

–         No hay facilidades sin mí –dijo otra voz. Me asomé a ver quién hablaba. El Mouse hablaba con sencillez y timidez. Sin la arrogancia e impetuoso desagrado de los demás. Nadie dijo nada. Aproveché para decir algo. No sabía qué decir. Pero me esforcé.

–         Señores, qué les sucede?

–         Todo –repuso el Mobo-. Veréis, que todos estos oportunistas quieren acreditarse cosas que no son y nunca alcanzarán.

–         ¡Baboso! –interrumpió la pantalla-. Nadie puede ver nada si no es por mí. Tú solo te esconde en el case, Mobo, para que nadie pueda verte. Eres un pendejo!!!

Desde el case se despegó un intenso chillido grande y ruidoso.

–         Acaso ustedes creen que son algo? –preguntó el SO-. Saben que ustedes no son nada, solo son herramientas y pequeños sistemas integrados que no sirven para nada.

El Mobo, el teclado, el Mouse y la pantalla cantaron maldiciones al unísono al SO. Todos se agitaron y blasfemaron contra el  SO. La situación se volvió caótica, tanto, que hasta me asusté viendo mis sistemas de cómputos teniendo vida propia. Al verlos así. Decidí intervenir.

–         ¡Ya basta! –dije-. Qué les pasa a todos ustedes? Todos ustedes se acusan de ser más que otros. Ningunos quieren aceptar ser menos que nadie, pero quieren ser más que los demás. Se indignan todos. Se marginizan. Qué se creen? Tú, Mobo, qué sería de ti sin el SO, el teclado, el Mouse y la pantalla? Tú, SO, qué sería de ti sin los demás, cómo te iniciarías, cómo arrancarías? Tú, pantalla, qué serías sin los demás… qué mostrarías? Nada. Y ustedes, Mouse y teclado, para qué servirían si no existen el Mobo, el SO y la pantalla? Para nada servirían. Qué serían de ustedes sin mí, y los demás usuarios? Nada. No serían nada. Porque fue nuestro ingenio quién los creó, y ahora creen tener vida propia. Nosotros los hombres somos sus creadores. Así que ningunos de ustedes tienen potestad para levantarse en dos patas y creerse mas que otros –se escuchó un relámpago en el aposento-

–         ¡COMO OSAS HABLAR ASI HOMBRE!? –dijo una voz fuerte y de gran autoridad- CREASTE COSAS, ES CIERTO. SIN EMBARGO, ESE INGENIO QUE TIENES Y CREATIVIDAD NO FUE OTRA COSA QUE MI INTERES DE QUE MI CREACION TENGA TODO LO NECESARIO Y PUEDA SOPESAR, PENSAR, ANALIZAR, Y AMAR. PERO NO PARA QUE TE ALIMENTES EL EGO –la voz se dejó de escuchar. Abrí grande los ojos y  movía la cabeza contemplando las cosas de mi habitación. La pantalla volvió a su estado normal, el MoBo dejó de chillar, y los demás dejaron de hablar.

Froté mis manos… y empecé a escribir un cuento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s